EXPOSICIÓN DE ANSELMO SÁNCHEZ PLACIOS EN EL  CLUB NAÚTICO

EXPOSICIÓN DE ANSELMO SÁNCHEZ PLACIOS EN EL CLUB NAÚTICO

LAS PUERTAS AMAZIGH DEL SOUS-MASA-DRA

Texto: Orlando Hernández

Para Delacroix  va a suponer un descubrimiento, deslumbrado por la luz norteafricana y encandilado por las planicies abiertas, las luces y los habitantes de Marruecos. Después de esta estancia en Marruecos, su pintura no sería la misma  (fue un claro antecedente de los impresionistas).  Henri Matisse, gran colorista. Como  diría Picasso: “Usted tiene el sol en su paleta”.  Las telas profusamente ornamentadas y los trajes típicos de Marruecos  fueron fuente de inspiración para el pintor. En  las odaliscas, -uno de sus temas de representación favoritos-, se presentan junto a vestidos y retazos de telas, tapices y alfombras, obras pertenecientes a la colección personal del artista. Matisse dijo que los textiles de la serie de odaliscas eran “tan importantes” como las propias modelos.

Desde la creación  de la Escuela Luján Pérez, surgió una forma de expresión distinta, nacida del cultivo y de la defensa de la personalidad estética. Sin duda alguna, el hallazgo del  arte aborigen centró la atención de estos primeros artistas, que encontraron en el Museo Canario  una fuente de inspiración  (Cerámica, pintaderas, objetos  artesanales, momificaciones, etc.)

La confluencia del paisaje canario, la etnografía y el arte aborigen,   conformaría  lo que llamamos  “Arte Indigenista”. La continua búsqueda del paisaje, las raíces de nuestra cultura, siguen siendo una fuente de inspiración para los artistas actuales de la Escuela (José Luis Vega, Manolo Ruiz, Juan Betancor, Paco Sánchez, Francisco Ramírez, Anselmo Sánchez y un largo etc…).

Hacer una mención especial a Eduardo Gregorio: (Escultor y director de la E.L.P 20 años). Vivió y trabajó en Tánger. Según comentario de Juan Antonio Gaya Nuño: “Una evolución hacia mayores sintetismos se ha operado en la obra de Gregorio; su alabastro se adelgazó, sus formas se hicieron aéreas, la geometría se impuso con riguroso mandato. Su estancia en Tánger le ha llevado a un africanismo esencial  en el que todo detalle se ha perdido, las masas se elevan con pureza”.

Anselmo Sánchez Palacios, un artista  comprometido con la Escuela Luján Pérez, participa en las colectivas que  se organizan. Es un creador  con una dilatada carrera, con  muchas exposiciones individuales  y colectivas, siempre tratando  sugerentes temas. Creo que con esta muestra lo encontramos en su mayor  madurez, tanto en su plástica, como en el plano conceptual.

La pintura de Anselmo es marcadamente expresionista. En  su paleta,  más que nunca, está  presente  el color limpio.  Abandona los colores agrisados de épocas anteriores, al igual  que hicieron artistas  que se deslumbraron por el colorido de esta región del planeta. Dota a la obra de una fuerza expresiva con el aporte matérico.

En esta muestra  Anselmo  recurre a un elemento lleno de simbología, como es   “La Puerta”.  Si los ojos son las ventanas de nuestra alma, la puerta de nuestra casa es la entrada a nuestra vida. La función de la puerta es la de facilitar el paso o impedirlo a modo selectivo, donde se requiere un reconocimiento previo para entrar, y siempre, para garantizar el recogimiento y la seguridad de sus moradores.

Pues  no es de extrañar que un artista tan  inquieto y ávido  de experiencias visuales y vitales, como  es el caso de Anselmo, se deje cautivar por este mundo de sensaciones. Posiblemente, como los primeros artistas de la Escuela, quiera buscar la  inspiración en  las raíces de la cultura canaria  prehispánica, pero esta vez no en el Museo Canario, sino fuera de nuestras islas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>